¿Android para todos?

Aquí me meto en polémica y sé que muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero sigo considerando que cualquier dispositivo Android no fabricado por Google, no es un dispositivo optimizado y el resultado final es una experiencia de usuario no tan agradable como debería. Cosas que tienen el Open Source y las malditas manazas de las compañías que no se quedan a gusto si no joden medio sistema.

Analizando el sector

No cabe duda de quién marcó el estándar en teléfonos (y en ordenadores de mesa, tablets, mp3’s, etc…), sí, fue Apple, esa compañía que no inventa, re-inventa (y esto no me cansare nunca de decirlo). iPhone marcó un antes y un después en la telefonía móvil táctil. ¿Porqué? porque fue el primero en funcionar bien, sin necesidad de stylus o de hundir tu dedo 40cm sobre la pantalla para que te detecte la acción… (recordad el archiconocido N97). Luego Google presentó Android, una alternativa a iOS con un gran potencial debido a su código abierto y a su capacidad de ser implementado sobre cualquier dispositivo electrónico adaptado para ello, por lo que no sería estrictamente para un modelo como hace Apple.

El gran problema de hardware

Android tiene un gran problema, cada vez chupa más y los fabricantes aún siguen empeñados en hacer teléfonos con unas carencias de hardware impresionantes. El ejemplo más claro y el que más dolores de cabeza me dio fue HTC Wildfire, que sólo disponía de 256Mb para instalar aplicaciones, pese a tener más memoria interna de serie y poder expandirla con una SD, pero aquí tenemos, bajo mi punto de vista, el peor fallo de Android, la partición de datos.

Si te compras un teléfono Android con 16Gb, NO vas a poder usarlos para instalar aplicaciones. Menda posee un Galaxy Note y éste dedica sólo 1Gb para aplicaciones, mientras que los 15Gb restantes (en realidad unos 13Gb por el tipo de formato), sólo quedan para archivos multimedia o datos. ¿Que sucede? que en un periodo de tiempo no muy largo, nos veremos obligados a empezar a eliminar aplicaciones, borrar datos o pasar aplicaciones a la SD (y no todas lo permiten) o lo que es peor aún, el almacenamiento interno (esos 13Gb restantes) tampoco sirven para pasar apps a la memoria interna ya que no lo detecta como SD si no como almacenamiento USB (que tampoco es cierto, ya que es una unidad flash particionada).

Pero no sólo de memoria pecan los dispositivos Android. Cada vez más es más frecuente ver dispositivos con cámaras de más de 5Mpx, 800 sensores y mil cosas, pero con 512Mb de RAM que no son suficientes para el sistema, con lo que tenemos mil utilidades de las cuales sólo vamos a poder usar algunas y en el mejor de los casos, funcionarán bien. Otra cosa que se ve muy afectada por la lacra del hardware es la fluidez del sistema, algo que es primordial para una experiencia de usuario correcta. A nadie le gusta entrar en un menú y que cada 2 segundos veamos Lags everywhere, es asqueroso y acaba molestando muchísimo. En mi primer teléfono Android, una HTC Magic, a veces me resultaba imposible llamar a alguien sin que se me colgase el proceso teléfono 5 o 6 veces… Acabas deseando la muerte del teléfono.

Variedad, variedad y más variedad = 0 control

Ya he dicho antes que el Open Source tiene sus partes buenas y sus partes malas. Android está fuera de control, cuando trabaja fuera de un dispositivo que no ha estado fabricado y optimizado por Google. ¿Porqué? Google da la libertad de que los fabricantes “adapten” – y digo adapten, cuando en realidad creo que la palabra es “jodan” – el sistema a sus anchas. HTC tiene Sense, Samsung TouchWiz, Sony también tiene su propio launcher y así un sinfín de etcéteras. Pero varios análisis ya han demostrado que el mejor launcher es el oficial de Android bajo un dispositivo Nexus (los fabricados por fabricantes bajo la tutela de Google). Cada vez es más frecuente leer eso de “si quieres un dispositivo Android, ve a por un Nexus” y por algo será.

¿Es contraproducente la cantidad de terminales distintos que hay? Actualmente y tal y como se están haciendo las cosas, considero que totalmente. Se pretende que un mismo sistema funcione bien en un dispositivo que duplica en hardware a otro y eso, obviamente es una utopía. Intenta instalar un Windows 7 en un Pentium III y luego compáralo con un i3/i5/i7 actual, no hay color. Lo mismo sucede con Android.

¿Soporte del sistema? ¿dónde?

El otro gran talón de Aquiles de Android y el gancho para las marcas. Si realmente quieres un terminal con soporte, estar actualizado y por tanto, tener las correcciones de errores y mejoras que van apareciendo, más vale que no mires nada más que un Nexus de Google, dado que las demás marcas, ninguna ofrece el soporte que ofrece Google. Sin ir más lejos, Jelly Bean (Android 4.1) ya está disponible, pero sólo para un terminal, el Nexus de Google, dado que los demás, pese a que sus marcas dicen que actualizarán sus dispositivos, no tienen soporte para el nuevo sistema, que en gran parte mejora la experiencia de usuario en base a Ice Cream Sandwich y la gran pregunta clave es… ¿si mejora el sistema, no debería tenerlo todo el mundo desde el día en que sale? Obviamente mi respuesta es sí. Miles de internautas quizás te dirán que hay gente que no necesita estar a la última, pero ojo señores, que aquí estar a la última no es ir de moderno con gafas de pasta, estar a la última también implica mejorar la experiencia de usuario y en general, el funcionamiento del terminal y eso, es primordial.

En el caso que me toca, Samsung ha ido soltando con cuentagotas actualizaciones de ICS, sin embargo, ya han anunciado que el Galaxy Note recibirá Jelly Bean en 2013, es decir, más de 6 meses después de su lanzamiento oficial y mientras tanto, nos tenemos que comer los bugs de ICS porque a Samsung le sale del ojete. Y aquí llega la excusa ideal para las marcas: “Estamos desarrollando y adaptando XXX – pongase en las XXX cualquier launcher de mierda de marcas -” y así te dejan sin tener la última versión y lo que es peor, cuando la tengas, ni siquiera se va a parecer a la original.

¿Entonces, Android es para todos?

Android tiene una ventaja, es flexible, cosa que los sistemas cerrados no lo son. Si quieres un iOS vas a tener por caja y pagar lo que a Apple se le antoje, mientras que si quieres un Android, podrás optar por variedad de modelos en función del gasto que quieras hacer y más importante, del uso que le quieras dar. Pero ojo, las compañías tienen ahora la costumbre de darte terminales de gama baja/media Android y te los venden como “Android para principiantes”. No te lo creas, Android es igual en un dispositivo de gama Alta que en uno de gama Baja, la diferencia es que con el de gama Alta tendrás pocos problemas, con el de gama baja vas a querer estamparlo contra la pared día sí y día también, porque sí, te permite tener lo que quieres, pero no usarlo como quieres, ya que al ser terminales de gama baja suelen pecar de tener poco hardware y sobrarle cosas que probablemente se podrían obviar.

En cualquier caso, esa coletilla de “Android para iniciarse” es una invención para encasquillarte un terminal malo, que no cumple con los mínimos para que la experiencia de usuario sea agradable.

¿Y que opciones tengo entonces?

Aquí está el problema desde mi punto de vista. Conozco gente que se que no necesita un iPhone, o un Galaxy S III por ejemplo, que no quieren gastarse esa cantidad en un terminal, pero la única opción que tienen entonces, es lanzarse a por un terminal de gama baja/media y a sabiendas que se les van a quedar cortos, paso de recomendarlos. Entonces, si salimos de Android ¿que tenemos?

– iOS -> iPhone mínimo 399€
– WindowsPhone -> mínimo más o menos el mismo precio
– Android -> Un terminal de gama alta, mínimo 400€
– BlackBerry -> Desde 150€, pero ni siquiera lo tengo en cuenta, odio BlackBerry

Estamos encerrados, podemos elegir entre tres sistemas principales que cubren la mayor parte de necesidades – sin contar BlackBerry – y la verdad es que para tener un telefono con el que podamos gozar y trabajar sin complicaciones, nos tendremos que decantar por uno de gama alta, aunque en Android, gastarse de 400€ a 600€ en un dispositivo no te asegura una calidad óptima, a no ser que te compres un Nexus.

Mi consejo

Si queréis un terminal para usar las principales apps de uso social (Whatsapp, Facebook, Twitter, LinkedIn, etc…) un Android que mínimo tenga 1Gb de RAM y cuya marca de soporte constante al sistema (osea, o un Nexus o nada), o un Windows Phone de gama alta (si quieres tener las últimas versiones) tipo Lumia 800/900 o un iPhone, con el que al menos, estás asegurado en soporte instantáneo del sistema por 3 años desde la fecha de salida del terminal – actualmente, el que mayor soporte ofrece, pese a quien le pese -.

Yo personalmente he pasado por Android e iOS y aún me falta probar Windows Phone, que no niego que le tengo ganas. En mi experiencia personal, Android está bien para toquetear, pero a veces es algo molesto para llevar a cabo las funciones normales del terminal por falta de optimización/soporte y me parece tal agujero que dudo que vuelva a adquirir un terminal Android si no es bajo la marca de calidad Nexus. iOS me molesta en parte dado que estás obligado a tener lo que todos tienen y a querer lo que ellos quieren que quieras (yo por ejemplo, adoro la pantalla del Note, que de por sí es más grande que ¡un iPhone entero! y eso en iOS no lo vamos a ver hasta que a los señores de Apple les de por hacer un terminal con mayor pantalla.)

Creo que hemos llegado a un punto algo estanco, dónde van a tener que cambiar las cosas. Creo sinceramente que Google algún día tendrá que dar un golpe sobre la mesa e imponer algunas reglas, sin afectar al hecho de ser Open Source si no quieren que la gente odie su sistema, no por ellos si no por el maldito fabricante de turno que pasa hasta el culo de sus usuarios. iOS en algún momento tendrá que dividir sus opciones si quiere llegar a más público y Windows Phone deberá dejar de estar en ese estado “beta virtual” en el que se encuentra, tiene que aposentarse y Nokia tiene que aprovechar sus conocimientos en telefonía no para sacar móviles con 40Mpx (PureView de Nokia) si no teléfonos Windows Phone optimizados de manera excelente, con variedad.

Eso sí, también os digo que no encontraréis el teléfono perfecto por menos de 400€, milagros hasta la fecha, ninguno. Valorad muy bien y establecer un perímetro para saber que necesitáis principalmente y qué terminal cubre esas posibilidades de la mejor manera posible, los extras, tendrán que ser eso, extras.

Y ojo, no odio Android pese a que muchos lo piensen, simplemente creo que está un poco “desbordado” y “fuera de control”, por ello creo que un poco de mano dura por parte de Google y la imposición de unos mínimos estándares de calidad (dentro de los cuales se incluya por ejemplo, un seguimiento de las actualizaciones) no estaría nada mal…

Además, una cosa curiosa, hubo un terminal Android que cumplía con un hardware más que decente y a un precio genial, el Sony Ericsson (por entonces aún Ericsson) Xperia Neo (no confundir con el Neo V, absurdez de variación que nunca entenderé). El Xperia Neo contaba con 1Gb de Ram y 1,2Ghz de procesador, mueve ICS sin pestañear y el coste era el de un terminal de gama media, pero… resulta que sorprendentemente al poco tiempo de salir (unos 4-5 meses) desapareció del mapa y entró en juego otro terminal, el Neo V, que además de ser blanco, tuvo un recorte de RAM a 512Mb manteniendo precio (inexplicable).

Anuncios

¡Deja tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s