Análisis Galaxy Note

Samsung galaxy NoteHace poco me cambié de teléfono. Tenía un iPhone 4S y decidí cambiarlo por un Galaxy Note y volver a Android, un sistema que en su momento probé (con una HTC Magic) y no me dejó del todo satisfecho. Es verdad que ha llovido mucho y las cosas han cambiado, así que después de probar el Note de un amigo, decidí probar.

5.3″ tamaño para disfrutar, que engaña en todos los sentidos.

Sin duda alguna, lo que me dejó con la boca abierta la primera vez que ví el Note en directo fue su pantallón de 5.3″ [mother of god]. El caso es que por lo menos, personalmente y viendo opiniones veo que no soy el único, es algo abstracto el cómo vas desarrollando un punto de vista diferente respecto al descomunal tamaño de pantalla en función del tiempo que hace que usas el Note. Al principio, parece una bestia parda demasiado grande, no es algo raro pensar “me he pasado”. Te das cuenta al ver que con una mano, puedes sujetar bien el teléfono, pero si intentas llegar al otro lado de la pantalla con el dedo, o tienes dedos de pianista y las manos enormes, o no llegas. Sin embargo, cuando lo coges piensas que es enorme y que no te cabrá en el bolsillo del pantalón, pero lo metes y resulta que sí cabe (justo, pero cabe) y no sólo eso, se nota menos que el iPhone (en mi caso, pongase X en su lugar por el teléfono que tenéis), es realmente fino y la forma curva trasera hace que de un efecto de ser más fino de lo que en realidad es. Pero lo mejor llega ahora, después de varios días trabajando con él, me resulta “normal” el tamaño de pantalla, ni grande, ni pequeño, es más, cuando cojo un iPhone, ¡me parece ridículamente pequeño!

Por otro lado, dejando el tema medias, la resolución de pantalla es perfecta, no molesta venir de un retina display y encararse con la pantalla del Note, como en el anterior, cuesta distinguir un sólo píxel, un gran trabajo teniendo en cuenta el tamaño de la matriz, ya es de sobra conocida Samsung en fabricación de displays, así que no esperaba menos. Cuando ves un Note, alucinas y piensas “LOL, como se debe ver la aplicación X en ese pantallón… :P” y resulta que ahí es dónde más engaña el aparato. Verse, se ve igual, simplemente todo es más grande. Quizás es el fallo que le encuentro al Note, lleva Android (con el tema de fragmentación además, se queda forever alone por ser el único dispositivo móvil con ese tamaño de pantalla y no estar categorizado como tablet…) y el problema es que una app está hecha de manera que escale, para cualquier resolución, pero no deja de ser una app móvil pensada para un tamaño de pantalla intermedio por lo que únicamente veremos la misma cantidad de info, con las letras más grandes y todo aumentado, pero no reorganizado.

Para sacarle provecho a las 5.3″, las aplicaciones deberían estar hechas para tal tamaño o similar. Ahora mismo la mayoría de apps de Android están hechas para 3.5/4″ aprox, por lo que la diferéncia de tamaño es pura lupa. No se aprovecha el tamaño en virtud de la interfaz, para añadir más información u organizarla de mejor manera aprovechando el espacio visible. Las apps de tablet Android es un ejemplo claro de lo que necesita el Note. No es lo mismo una app de Android para móvil, que para tablet, son diferentes y están hechas diferentes para trabajar mejor con un u otro tamaño de pantalla y aprovechar las funcionalidades que ofrecen.

A ver que tal va la cosa cuando salga ICS para el Note con el switch entre modo “tablet” y “phone” para poder aprovechar mejor el pantallón.

Un teléfono para ver, sobre todas las cosas.

Fuck Yeah – Top Secret

Una de las cosas a las que he llegado en conclusión tras trastear bastante con el teléfono, es que es un teléfono perfecto para un perfil similar al mío, me explico. Yo, suelo llamar poco, pero para mí poco,  es no llegar a 60 min mensuales (casi nunca llego o si gasto algo, como mucho rondo esa cifra). Principalmente uso el móvil como “ordenador portátil”, como herramienta de trabajo y ocio más que como teléfono propiamente dicho. En su momento se hacían bromas sobre como los teléfonos cada vez más eran más de todo menos teléfonos, pero la conectividad a internet y los smartphones han hecho de eso, un estándar. A servidor sólo le llegan SMS de procedimientos de empresa normalmente (envíos, logística, publicidad…) pero personales pocos son ya los que lo usan (Whatsapp en su mayoría o derivados). Ya no llamamos, hablamos por whatsapp o a lo sumo, Skype o Viber suplen las llamadas.

Todo esto, viene porque el tamaño del note viene perfecto para visualizar información (navegar por internet es uno de sus puntos fuertes), pero se torna un poco incómodo para llamar. Llega a ser hasta cómico ver a alguien hablando con el teléfono si no está usando los cascos, ya que prácticamente tapa media cara el terminal…

En general, como ya he dicho, se adapta mucho mejor a un tipo de usuario que dedica más el uso a usarlo como “tablet” que como “phone”, aunque siempre tienes la posibilidad de realizar una llamada, si lo necesitas, sin ser tan exageradamente siniestro como la Galaxy Tab 10.1. 

Hardware

Poco me voy a entretener aquí, simplemente mejora un poco las características del SII pero la base en esencia es prácticamente la misma. Cabe destacar la cámara, pero hablo de ello en breves aquí abajo. Procesador de doble núcleo a 1,4Ghz (=S2), 1Gb RAM y una Mali 400 de GPU que tira más que de sobras de momento. Una queja, el sonido… el altavoz es demasiado pequeño y está ubicado en la parte trasera, así que cuando lo llevemos en el bolsillo, hará de tapón para el sonido… En un entorno con televisión de fondo y sonido medio, ver un vídeo de youtube y enterarse de algo con el sonido al máximo es casi imposible…

Cámara de fotos, WOW

BCN Note 8Mpx

Una de las cosas que más miedo me daba a dejar mi iPhone 4S de lado era el perder el hecho de no necesitar llevar una compacta de viaje. Pensaba que los resultados del Note no serían para nada parecidos a los del iPhone, pero me equivocaba. Quizás no tenga un color tan nítido ni preciso como el del 4S (que tampoco es el mejor del mundo), pero tiene una definición asombrosa, muy muy parecida a la del iPhone 4S. Una de las cosas con las que más aluciné fue con las fotos tiradas de noche con una sensibilidad alta, tienen realmente muy poco ruido en comparación con las cámaras de otros teléfonos que había probado, ahí, por ejemplo, supera a la cámara del 4S. La grabación a 1080p es realmente nítida y perfecta para ser un terminal y en la medida de lo que cabe esperar. Eso sí, 10 segundos a 1080p son 15Mb, el máximo a enviar por Whatsapp, por ejemplo.

La aspiradora de batería

Eso sí, el Note otra cosa no, pero chupar batería chupa como nadie. Está claro que las 5.3″ colaboran, pero realmente los 2.500mAh se le quedan cortos al Note, aunque sea el doble del estándar actual en teléfonos (1.250-1.500). Obviamente a mayor capacidad mayor tiempo de carga y ésto es una de las cosas que creo que Samsung ha gestionado mal. Señoras y señores, la carga completa del Note (de 0% a 100%) tarda: 4h 45min (sin usar el terminal durante la carga, si lo usamos puede subir fácilmente a las 5h, 5h 30min). La duración de la batería obviamente depende de la configuración del terminal y del uso que le demos, pero con un uso no muy cargado, pocas notificaciones y brillo al mínimo salvo en entornos exteriores (dónde usando el switch rápido pongo en automático), dura unas 20h. Os recuerdo que apenas llamo.

Aquí residen dos problemas gordos del note, por un lado el hecho de que si tienes que cargar el teléfono, ya no vale el “tengo 20 min, voy a enchufarlo y así me aguanta lo que queda de tarde”… no, con éste 20min de carga no te da lo suficiente para que sobreviva el móvil si ya has rebasado la línea del ecuador de la batería, por lo que hay que ser extremadamente previsores. Ésto, de forma general genera otro problema, el hecho de que realizar ciclos de carga completos con el Note es difícil, ya que cuesta iniciar el día al 100% y llegar al final del día cerca del 10%, o bien te pasas y no llegas, o llegas con más batería de la deseada. Siempre queda la opción de 2ª batería y base de carga, pero la suma asciende a unos 40€ de gasto.

 S-Pen, el stylus casi perfecto

Amsterdam Sketcbook PGR

Un dibujo hecho con Sketchbook Mobile (Autodesk) y el S-Pen únicamente

Y digo casi, porque seguramente algún día se mejore, pero por ahora, el mejor stylus de dispositivo móvil que he visto. Mucha gente daba por muerto al stylus (entre los que me incluyo) incluso llegando a odiarlo, pero si has tenido una tableta gráfica (Wacom, o similar), te puedes hacer a la idea de lo que es el S-Pen, ya que el funcionamiento es exactamente el mismo (electricidad con bobina sobre pantalla). A diferencia únicamente de que en las tabletas funciona sin llegar a pulsar el botón (que es cuando actúas) ya que en el Note sólo detectará acción una vez presionada la pantalla. Detecta sensibilidad de trazo (a un nivel muy verde, pero funciona) y realmente los trazos (en función ya del pulso de cada uno) son muy precisos. Falta un sistema de calibrado, ya que en algunos casos con algunas aplicaciones no siempre atina dónde estamos poniendo la punta del puntero, pero por lo demás el sistema de respuesta es excelente. Hace falta probarlo, no llegas a creértelo hasta que no lo has hecho, pero es como escribir en un papel con un mínimo lag en el trazo.

La clave del éxito del S-Pen radica en una vía nueva de uso. Si antes había móviles con stylus, que con el dedo iban fatal y móviles sin stylus que funcionaban bien con el dedo, Samsung ha sabido aprovechar el nicho de la mezcla de ambos y ha acertado. Para todas las tareas básicas responde perfectamente al dedo, como si de cualquier otro terminal de gama alta se tratase, pero además, incorpora el stylus para tareas determinadas y la respuesta de éste es increíble.

Resumiendo

Podría hablar de muchísimas cosas más, Android da para hablar bastante rato, pero me limitaré a decir que espero que ICS mejore algunas cosas que están por pulir del Note que se supone fallan por llevar un sistema todavía no adaptado del todo a las funciones del tabetófono. Todavía no he tenido casos graves en los que haya echado de menos la estabilidad de iOS, aunque ya he visto un primer “forzar cierre” y alguna ralentización del sistema al hacer dos o tres tareas fuertes a la vez. En general estoy contento del cambio, aunque me falta aún acostumbrarme del todo al nuevo teléfono y sobretodo pillarle la manera de usarlo mejor, ya que con una mano es todo un reto.

Anuncios

¡Deja tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s